En barbecho

 La cabeza se atora 
como pecho corrupto 
y la boca se llena de barro
de corazón  hice tripas
de coraza carne y leña
 antes de que el árbol cayera 
sobre las piernas
nadie aprende a volar
 a la primera
Por jugar con fuego
asistí al incendio
y barro cenizas al viento
 ahora toca barbecho
recuperar el suelo
y esperar
a que algo vuelva a brotar
Pudimos ser tierra 
y fuimos fango
Pudimos ser hierba
 y elegimos asfalto
Pudimos ser bálsamo 
y en cambio
 jugamos 
a empaparnos los adentros
calarnos los huesos
llovernos con peso
mojarnos
atormentarnos
dolernos
como sal en herida
Al mal de la piedra 
no hay catedral que resista.




poema de mierda

No va a venir un poema a salvarnos de la quema
Ni a matarnos las penas
no habrá poesía que nos lama las heridas
ni metáfora perfecta
de expansiones o de estrellas
No quedan versos capaces de pagar el rescate
del secuestro del viento
ahora que la gravedad hizo el resto
y quedan los pedazos en el suelo
no va a haber una hipérbole que hable
 de lo inmenso del amor
como si un puto poema pudiera
arrancar los cristales que pisamos
sin dejar marca
ni infectarnos
como si un puto poema pudiera extirparnos los miedos
Como si un puto poema sirviera de algo.