Bilbao, mejor ciudad europea 2018

En la mejor ciudad de europa
air bnb llena sus arcas 
mientras la gente tiene que abandonar sus cuartos,
por no poder pagarlos.
En la mejor ciudad de Europa
amplían las terrazas a los bares 
para que la gente no duerma en soportales
En la mejor ciudad de Europa 
el ocio es solo para unos pocos, 
eso sí, bien europeos todos
En la mejor ciudad de europa 
el museo más ostentoso
 recibe gratis durante un mes a sus ciudadanos, 
en cambio, el trabajo precario dura todo el año. 
En la mejor ciudad de europa
 tuvimos un alcalde que es la ostia,
 y tanto, que a ostias,
derribó una realidad sin orden de derribo,
callándonos el ruido.
En la mejor ciudad de europa 
cierran centros sociales 
y abren galerías comerciales.
En la mejor ciudad de Europa 
atamos a los perros con txistorra.

Entre algodones

En mitad de este mundo de nylon
tejemos con algodón orgánico
que se empapa de todos los fluidos
que llenan nuestros cuerpos
y se cala bien suave de afectos
y es tan fuerte el tejido 
que no hay hilos sueltos
Con el roce se vuelve suave al tacto 
y las arrugas que lo conforman 
nos cosquillean los adentros
Entre las manos la tela permeable
mojada de ganas, de vida, de aliento.
Y si hiciera falta remendar agujeros
para que no escapen 
los buenos pensamientos
la aguja transpasa la tela 
cuidadosa de no hacernos daño
Sin dedal
Sin miedo





Para todo lo demás...

Hay quienes le ponen precio a todo, pero las emociones no cotizan en bolsa, el amor no lleva impuestos, la amistad no paga aranceles. Si suben o bajan, por cuestiones de oferta o demanda, es que no valían nada. Si hay alguien que cree que cualquier cosa se compra que pruebe a abrazar a un billete. Yo siempre preferí perder dinero que a la gente que quiero.


En barbecho

 La cabeza se atora 
como pecho corrupto 
y la boca se llena de barro
de corazón  hice tripas
de coraza carne y leña
 antes de que el árbol cayera 
sobre las piernas
nadie aprende a volar
 a la primera
Por jugar con fuego
asistí al incendio
y barro cenizas al viento
 ahora toca barbecho
recuperar el suelo
y esperar
a que algo vuelva a brotar
Pudimos ser tierra 
y fuimos fango
Pudimos ser hierba
 y elegimos asfalto
Pudimos ser bálsamo 
y en cambio
 jugamos 
a empaparnos los adentros
calarnos los huesos
llovernos con peso
mojarnos
atormentarnos
dolernos
como sal en herida
Al mal de la piedra 
no hay catedral que resista.




poema de mierda

No va a venir un poema a salvarnos de la quema
Ni a matarnos las penas
no habrá poesía que nos lama las heridas
ni metáfora perfecta
de expansiones o de estrellas
No quedan versos capaces de pagar el rescate
del secuestro del viento
ahora que la gravedad hizo el resto
y quedan los pedazos en el suelo
no va a haber una hipérbole que hable
 de lo inmenso del amor
como si un puto poema pudiera
arrancar los cristales que pisamos
sin dejar marca
ni infectarnos
como si un puto poema pudiera extirparnos los miedos
Como si un puto poema sirviera de algo.